Clausura del año europeo del envejecimiento activo y la solidaridad intergeneracional. Resumen articulo revista 60 y más

El año Europeo del Envejecimiento Activo es una iniciativa promovida en Españadesde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a través del Imserso que han contado con 44 actividades a lo largo del año 2012. En ellas han intervenido ONGs, asociaciones y numerosas instituciones públicas y privadas.  El lema de la jornada de clausura de este Año Europeo fue “ participación de las personas mayores en la toma de decisiones”, en la que se mostraron modelos y experiencias nacionales e internacionales sobre la participación social de las personas mayores en  los diferentes ámbitos que les afectan. Este Año Europeo ha promovido miles de actividades en toda Europa y fuera de sus fronteras y ha recalcado la importancia del envejecimiento activo para las personas mayores, sobre todo en las áreas del empleo, la salud, la participación en la sociedad y llevar una vida independiente, así como la necesidad de promover la solidaridad entre generaciones.

El secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, llamó la atención sobre la evolución demográfica en España, ya que ocasionará efectos importantes en el modelo laboral o el de protección social.

Balance del Año Europeo 2012

Luis Martin Pindado, vicepresidente tercero del Consejo Estatal de las Personas Mayores destacó que se llegará a 17 millones de mayores en veinte años.

En la actualidad somos más de ocho millones de personas mayores de 65 años, y el Libro Blanco del Envejecimiento Activo señala que solo el 6% de los mayores realizan actividades de voluntariado. El proceso de envejecimiento nos obliga a ser mas imaginativos y creativos, sanos, bien formados y con ingresos estables garantizados por una pensión, afirmó Pindado.

Una sociedad para todas las edades

La conferencia principal “Haciendo realidad una sociedad para todas las edades: papel de las personas mayores  ante la toma de decisiones”, corrió a cargo de Bernd Marin, director ejecutivo del Centro Europeo de Investigación y Políticas de Bienestar Social afiliado a Naciones Unidas.

Su exposición fue muy extensa y presentó los primeros resultados de un estudio que ha realizado junto con la Comisión Europea por Europa de las Naciones Unidas (FEDE) sobre envejecimiento activo, en la que se ha intentado medir y ver la participación del trabajo retribuido y no retribuido, en la vida independiente, autónoma, etc. Y tener una idea de las  experiencias reales, para ver cual es el potencial que van a aprovechar los seres humanos y hacer el mejor uso de ese potencial que nos da el envejecimiento activo

En este estudio se han valorado los resultados de 27 paises europeos, en el que se han estudiado cuatro dimensiones del envejecimiento activo: la primera es la participación del en el trabajo remunerado y la incorporación al mercado laboral, la más importante, porque hay que continuar en el mercado laboral remunerado en la vida total.

También se han estudiado las contribuciones en el mundo del voluntariado, porque hay muchas personas mayores que ahora están cuidando de sus nietos y de los muchos adultos. Y la tercera es la capacidad de llevar una vida independiente y autónoma (ejercicio físico, acceso a servicios, seguridad financiera, física, seguridad pública y aprendizaje en edad adulta): “Pensamos, dijo Marin, que mientras vivimos no tenemos que dejar de aprender, mientras mantengamos nuestra curiosidad por aprender estaremos vivos”. La cuarta dimensión que se ha valorado es este estudio es la capacidad de envejecer activamente en un entorno saludable.

Resumió Marin su conferencia diciendo que las diferencias de países son mucho más importantes que las diferencias de genero: “en cuanto a los resultados, hemos podido comprobar que España no va muy bien en un indicador muy importante: la vida independiente y autónoma, es decir, tenemoa que ponernos al día, hay que avanzar mucho, queda mucho camino por recorrer en este aspecto. También hemos podido comprobar en este estudio, que existe una correlación entre el envejecimien.to activo y la riqueza de una sociedad.

Contribución de las personas mayores a los planes y programas desarrollados a nivel internacional.

En esta mesa redonda participó Andrés Vikat, jefe de la Sección de Estadísticas Sociales y Demográficas de la CEPE, quien ofreció una visión económica para Europa de las Naciones Unidad en cuanto a la participación de las personas mayores, y cómo es tenida en cuenta en los programas de envejecimiento de Naciones Unidas.

Dijo Vikat que la ONU, como organización global, puede contribuir mucho a afrontar estos complejos retos del envejecimiento de la población.

Despues tomó la palabra Dirk Jarré, presidente de la Federación Europea de Personas Mayores (Eurag). En el tema de la participación de las personas mayores, habló de las organizaciones no gubernamentales y del Foro de ONG celebrado en Viena recientemente, en el que se trató un tema muy interesante: garantizar una sociedad para todas las edades, aumentar la calidad de vida y el envejecimiento activo. Dijo que hay que establecer un entorno propicio donde se dé ese envejecimiento activo. “Si no tenemos un entorno capacitador, si los gobiernos no se aseguran de  que la genta tenga las condiciones materiales, pssicológicas e , incluso, las emociones, será muy difícil que consigamos ese envejecimiento activo”.

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.