Detectan un pequeño riesgo de parálisis asociado a la vacuna contra la gripe “A”

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) –

   La vacuna monovalante inactivada para la Influenza A (H1N1) se asoció con un mayor riesgo de síndrome de Guillain-Barré, un trastorno autoinmune del sistema nervioso periférico, donde el cuerpo comienza a atacar los nervios implicados en el movimiento, y a veces la respiración y otras funciones, según una investigación publicada en la revista ‘The Lancet’.

   El síndrome de Guillain-Barré es precedido generalmente por una infección viral o bacteriana y si bien es una enfermedad grave que los pacientes suelen tardar meses en recuperarse, en torno al 80 por ciento de las personas experimentan una recuperación completa con el tratamiento adecuado.

Utilizando los datos de seis sistemas de vigilancia de eventos adversos para monotorizar la seguridad de las vacunas durante el programa de vacunación de 2009 en Estados Unidos, un grupo de investigadores dirigido por el doctor Daniel Salmon, de la Oficina Nacional de Programa de Vacunas del Departamento estadounidene de Salud y Servicios Humanos, analizó el número de casos de síndrome de Guillain-Barré que se produjeron entre los cerca de 23 millones de personas que recibieron la vacuna.

En total, los investigadores registraron 77 casos de síndrome de Guillain-Barré 91 días después de la administración de la vacuna H1N1 y calcularon que la tasa de incidencia del síndrome de Guillain-Barré fue 2,35 veces mayor en los 42 días posteriores a la vacunación en comparación con un periodo de tiempo más tardío. Dado que este síndrome se cree que afecta a una persona de cada 100.000 en la población de referencia, esto equivale a alrededor de 1,6 casos excesivos del síndrome en cada millón de personas vacunadas.

Según el doctor Salmon, a nivel individual, no se puede predecir con certeza quién contraerá la gripe, dispondrá de una complicación grave o morirá a causa de la enfermedad, o quien sufrirá un efecto adverso muy poco frecuente pero grave de la vacuna. “El programa de vigilancia de seguridad de la vacuna monovalente inactivada para la influenza A (H1N1) de 2009 no identificó otros eventos adversos graves relacionados con la vacuna”, añade.

“Cerca de 61 millones de casos de enfermedad de la gripe A (H1N1) se registraron en Estados Unidos durante la pandemia de 2009, incluidos alrededor de 274.000 ingresos relacionados con la gripe H1N1 y unas 12.470 muertes. Las vacunas H1N1 ofrecen una protección considerable contra la enfermedad médicamente asistida”, según los autores de la investigación.

Un estudio reciente estimó que el programa de vacunación contra la gripe H1N1 impidió entre 700.000 y 1.500.000 casos clínicos de influenza, de 4.000 a 10.000 ingresos y entre 200 a 500 muertes.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.