El 43% de las pacientes de artritis reumatoide tienen un bajo estado de ánimo

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) –

   El 43 por ciento de las pacientes de artritis reumatoide tienen un bajo estado de ánimo, circunstancia que se agudiza hasta llegar a la depresión en el 7 por ciento de las enfermas, tal y como evidencia el estudio promovido por UCB ‘CaliRA’.

   Esta investigación, que ha sido realizada con motivo de la celebración este próximo viernes, 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, demuestra que “un gran número de mujeres continúan ocultando que padecen artritis reumatoide por miedo a perder su puesto de trabajo”. Además, se expone que “muchas tienen empleos inferiores a su cualificación”, indican.

Por ello, se deduce que esta enfermedad tiene un alto impacto en la calidad de vida de las pacientes, ya que “muchas veces se ven obligadas a reducir sus horas de trabajo o perder jornadas completas, con su consecuente repercusión en la economía familiar”. Además, a ello se une “el dolor crónico, la rigidez, la inflamación y las deformidades en las articulaciones que produce la enfermedad”, explican.

Todo ese conjunto de circunstancias produce a la paciente “un fuerte impacto psicológico”, lamentan los especialistas al tiempo que señalan que “hasta el 50 por ciento tiene incapacidad laboral a los ocho años del diagnóstico”. Esta situación, que se agudiza a los 10 años de la detección al situarse en un 80 por ciento, se produce si no se recibe un tratamiento adecuado.

En la actualidad, la artritis reumatoide afecta a cerca de 250.000 personas en España, de las cuales “dos de cada tres son mujeres, en su mayoría en etapas activas y con edades comprendidas entre los 30 y los 50 años”, sostienen. Ante ella, los reumatólogos insisten en que los últimos avances terapéuticos en tratamientos biológicos para su control “pueden ayudar a frenar el impacto de la enfermedad en las pacientes”.

Uno de ellos es certolizumab pegol, comercializado por UCB como ‘Cimzia’, y que es “el primer y único anti-TNF PEGilado sin región Fc en el tratamiento de la artritis reumatoide que ha demostrado inhibir la progresión del daño estructural articular desde la semana 16”, afirman. Éste actúa de forma rápida sobre los síntomas “disminuyendo el impacto psicológico de la enfermedad y reduciendo el número de bajas laborales”, concluyen.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.