El diagnostico de la osteoporosis

Diagnóstico
En primer lugar se realiza una historia clínica detallada, una exploración física, un análisis de sangre con determinación de hemograma, calcio en sangre, paratohormona, 25-hidroxi-vitamina D, fosfatasa alcalina, anticuerpos antinucleares, perfil tiroideo, perfil de enfermedad celiaca, inmunofijación de proteínas en sangre y orina, urea, creatinina y marcadores de remodelación ósea. Además se realizan radiografías de la columna vertebral dorsal y lumbar, para valorar la deformidad de la columna vertebral.
Después, es necesario realizar una densitometría ósea, ya que es la prueba diagnóstica por excelencia para conocer la densidad del hueso.
Este estudio permite:
  1. Diagnosticar si hay o no Osteoporosis u Osteopenia, o Baja Masa Osea para la edad, siendo estas últimas situaciónes en la que ha comenzado a perderse densidad mineral ósea, y que en algunos casos requiere el inicio de tratamiento.
  2. Predecir el riesgo de fractura.
  3. Instaurar tratamiento a tiempo.
La densitometría nos informa de dos valores:
Z-score: Es la comparación de la densidad mineral ósea de una persona con los valores considerados normales para su edad y sexo.
T-score: Es la comparación de la densidad mineral ósea de una persona con la máxima densidad ósea teóricamente alcanzada por la población sana del entorno, a los 30 años, momento en que como se ha expuesto anteriormente, se alcanza el máximo capital óseo.

La medición nos informa acerca de si una persona tiene menos de lo normal o más y de la Desviación Standard (DE) que esto supone; la desviación estándar es un cálculo estadístico que permite cuantificar en qué medida un resultado se aparta de la normalidad y va a servir para decidir cuando es preciso un tratamiento.

Cuándo está indicado hacer una densitometria ósea
Personas con una enfermedad asociada a baja masa ósea o pérdida de densidad mineral ósea: menopausia precoz, varones con testosterona baja, hipogonadismos, enfermedad celíaca: intolerancia al gluten, síndromes malabsortivos intestinales, reducciones gástricas por tratamientos quirúrgicos, hiperparatiroidismo, abuso de alcohol, tabaquismo, mujeres atletas profesionales, enfermedades hepáticas importantes, especialmente cirrosis biliar primaria, artritis reumatoide, anorexia nerviosa, esclerosis múltiple, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, talasemias, etc.
Adultos que tomen medicaciones que condicionen disminución de la masa ósea: corticoides durante más de 3 meses, sales de litio, tratamiento crónico con heparina, tratamiento anticonvulsivamente crónico, inmunosupresores y tamoxifeno.
Otros criterios para realizar una densitometría son fractura por fragilidad, sin golpe importante, después de los 40 años, antecedentes familiares de fractura osteoporótica, especialmente de cadera en la madre, osteoporosis aparente en una radiografia. o excesivo consumo de cafeina.
Información: Clínica de Navarra.
Bookmark the permalink.

Comments are closed.