El origen multifactorial de las enfermedades reumáticas dificulta su diagnóstico

NOTICIAS DE LA S.E.R.

martes, 28 de mayo de 2013

Según han explicado reumatólogos reunidos en el 39º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología

La multitud de factores que preceden y confluyen en las enfermedades reumáticas es el principal motivo del retraso en su diagnóstico. “Aunque la base genética parece ser cada vez más relevante en el origen de todas las patologías reumáticas, muchas se relacionan con claros factores adquiridos como pueden ser la sobrecarga mecánica en la artrosis o el síndrome metabólico en la gota, por lo que a veces resulta realmente complicado detectar precozmente a estos pacientes”, según ha explicado el Dr. Mariano Andrés, reumatólogo del Hospital General de Elda (Alicante), en el marco del 39º Congreso Nacional que la Sociedad Española de Reumatología ha celebrado recientemente en Costa Adeje (Tenerife).

En este sentido, existen factores que se consideran de riesgo, que son adquiridos y, por lo tanto, modificables como pueden ser los relacionados con el ambiente o con los hábitos de vida. “La incisión en estos factores es clave para prevenir el desarrollo y la evolución de las enfermedades reumáticas”, ha reconocido el experto, para quien, sin embargo, “son muy contadas las ocasiones en las que el reumatólogo puede incidir en dichos factores, puesto que generalmente se enfrenta a la enfermedad”.

Las claves de un origen difuso
Los expertos en la etiología de las enfermedades reumáticas reunidos en este evento coinciden en señalar que además de la complejidad para encontrar la causa de muchas de las enfermedades reumáticas, se debería determinar qué se toma como “origen” para la posterior actuación sobre estas patologías.

“Podemos pensar que las enfermedades reumáticas empiezan cuando muestran síntomas, pero algunas se pueden detectar antes (en la fase preclínica) e incluso podríamos considerar la suma de factores que favorecen una enfermedad como su inicio”, ha aclarado el Dr. Andrés.

Por su parte, la Dra. Blanca Hernández, reumatóloga del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, considera clave la investigación de calidad para avanzar en el descubrimiento de ese origen. “Lo ideal sería que se realizaran más estudios de cohortes observacionales que pudieran abarcar la etapa subclínica de la enfermedad pero esto no siempre es posible puesto que se trata de proyectos de difícil diseño y que exigen un alto presupuesto”, ha indicado.

La derivación temprana: clave para mejorar el abordaje
A pesar de su alta prevalencia (uno de cada cuatro españoles mayores de 20 años padece una enfermedad reumática, según el estudio EPISER) las enfermedades reumáticas siguen siendo grandes desconocidas no sólo para la población general sino también en muchos casos para los propios pacientes o para algunos especialistas.

En este sentido, para evitar un abordaje tardío, el doctor Andrés considera imprescindible la colaboración de diferentes agentes sociosanitarios y en diversos niveles. A su juicio, “la concienciación poblacional para controlar los factores de riesgo debe partir de las autoridades sanitarias; por su parte, los especialistas de Atención Primaria deben estar bien formados para reconocer los síntomas o signos iniciales de estas enfermedades y derivar a los pacientes a especialistas en Reumatología lo antes posible; y, en un tercer nivel, los reumatólogos son los encargados de establecer un diagnóstico preciso y tratamiento que modifique el pronóstico”.

Asimismo, la doctora Hernández ha recordado que “la derivación temprana desde el médico de familia al reumatólogo sigue siendo un reto aunque en los últimos años se ha mejorado notablemente y esperamos que siga mejorando, entre otros motivos, gracias a la Estrategia Nacional de Enfermedades Musculoesqueléticas que recientemente ha sido aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS)”.

Dicha estrategia, de la cual han formado parte sociedades científicas, asociaciones de pacientes, delegados de comunidades autónomas (CC.AA) y técnicos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad tiene como objetivo principal mejorar la asistencia y calidad de vida de los más de 10 millones de afectados por estas dolencias en España. Para conseguirlo, sus líneas estratégicas se centran en fomentar la equidad, promover la autonomía del paciente, garantizar la detección y acceso precoz y la atención integrada, mejorar la gestión de la información sanitaria e impulsar la formación e investigación en este campo.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.