El sistema nacional de salud ahorra 860 millones de euros en medicamentos financiados que el ciudadano decide pagar integramente

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) –
   El Sistema Nacional de Salud (SNS) ha ahorrado en lo que va de año unos 860 millones de euros en medicamentos financiados que, sin embargo, son pagados íntegramente por el ciudadano, que decide de forma voluntaria comprarlos en la farmacia sin presentar la correspondiente receta con cargo a la sanidad pública.
   Así se desprende de los resultados del último informe de la consultora IMS Health sobre el mercado farmacéutico en España, que precisamente muestra cómo el consumo privado –tanto de estos fármacos como de los que directamente no están financiados– ha servido para suavizar el descenso de la caída de este mercado experimentado en el último año.
   Hasta septiembre de este año, el mercado de los medicamentos con cargo al SNS en oficinas de farmacia –es decir, aquellos que cuentan con financiación pública y que copaga el ciudadano en función de su renta– ha caído un 7 por ciento con respecto al año anterior.
   Sin embargo, ha explicado la directora de Operaciones de IMS Health, Concha Almarza, los medicamentos que se adquieren sin receta o con una receta privada sí que ha crecido en positivo, un 6 por ciento, y asciende a más de 2.000 millones de euros. Además, cada vez representan un porcentaje mayor del mercado farmacéutico en oficinas de farmacia (33% en unidades y 21% en valores).
   Este incremento se ha producido desde julio del año pasado, coincidiendo con la puesta en marcha del nuevo sistema de copago farmacéutico implantado por la ministra Ana Mato, y se acentuó con la desfinanciación de más de 200 medicamentos que entró en vigor dos meses más tarde, en septiembre.
   Y dentro de este mercado privado, los autores del informe destacan el peso que juegan los medicamentos financiados que son pagados íntegramente por el ciudadano de forma voluntaria, bien por estar en la sanidad privada (de hecho, los seguros privados han crecido un 1,4% en 2012) bien por no ir al médico a por la receta.
   “Hay quienes no se molestan en ir al médico para un medicamento que cuesta un euro y del que, además, van a tener que pagar una parte”, ha reconocido Almarza, lo que muestra el “efecto disuasorio” que el Gobierno quería lograr con esta medida.
EL COPAGO AFECTA MÁS A ENFERMEDADES CRÓNICAS O ASINTOMÁTICAS

   Un efecto que, según ha apuntado el director general de IMS Health, Gabriel Morelli, tuvo un efecto más acusado en el consumo de medicamentos para enfermedades crónicas o asintomáticas que en el caso de patologías agudas.

   Pese al incremento del mercado privado, que según IMS Health se mantendrá en un futuro cercano, las previsiones es que el mercado farmacéutico en España no deje de tener crecimientos negativos hasta 2017, cuando se situará a los mismos niveles que tenía en 2002.
   Además prevén que, tras el primer año del nuevo copago, el mercado de medicamentos financiados vuelva a crecer, como ya se ha demostrado a partir de julio. No obstante, insisten, es necesario esperar a los últimos tres meses del año para poder cuantificar este crecimiento.
   En cualquier caso, consideran que el Gobierno debería implantar nuevas medidas para contenerlo, como podrían ser la implantación de nuevos tramos de renta o nuevos precios de referencia
Bookmark the permalink.

Comments are closed.