La combinación de naproxeno y esomeprazol favorece la adherencia al tratamiento de la artrosis y ahorra costes al sns.

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) –

La utilización en una misma pastilla de naproxeno y esomeprazol, promocionada en España por AstraZeneca y Vifor Pharma con el nombre de ‘Vimovo’, para pacientes con artrosis favorece la adherencia al tratamiento y consigue ahorrar costes al Sistema Nacional de Salud (SNS), según ha asegurado a Europa Press el jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Guadalajara, Jesús Tornero.

El experto se ha pronunciado así en relación a un estudio sobre naproxeno (AINE) y coxib que ha realizado junto al especialista en Cardiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, José Luiz Zamorano, y el especialista en Gastroenterología del Hospital Clínico de Zaragoza, Ángel Lanas, y que ha tenido como objetivo ofrecer criterios de coste-efectividad de cara a la selección del tratamiento más adecuado para la patología.

Y es que, la artrosis es la enfermedad articular de mayor prevalencia en España y su tratamiento supone el 0,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que significa un coste aproximado de 1.500 euros por paciente al año.

Además, muchos de los pacientes que toman antiinflamatorios para combatir los síntomas de la artrosis necesitan un medicamento gastroprotector aunque, no obstante, el 27 por ciento de los pacientes de riesgo no recibe ninguna terapia para prevenir las molestias gastrointestinales y, entre los que sí lo hacen, la adherencia al tratamiento del protector gástrico no es adecuada en el 37 por ciento de los casos.

Por tanto, los problemas gastrointestinales son una de las principales razones por la que los pacientes abandonan su tratamiento antiinflamatorio. Sin embargo, en los enfermos que toman la combinación de AINE y protector gástrico, la probabilidad de abandonar el tratamiento debido a un problema gastrointestinal es un 67 por ciento menor que en los pacientes que toman sólo el AINE.

En este sentido, los investigadores han comprobado que uniendo en una misma pastilla el antiinflamatorio naproxeno con el protector de estómago esomeprazol, a una dosis de “1.000 miligramos de naproxeno por 40 miligramos de esomeprazol al día”, se consiguen reducir los efectos adversos que tienen estos fármacos, tanto en la esfera digestiva como en la cardiovascular, y, de esta forma, se favorece el cumplimiento de la terapia.

“Se trata de un tratamiento coste-efectivo en artrosis porque, de acuerdo con los resultados del estudio farmacoeconómico, se sitúa por debajo del umbral de disposición a pagar (30.000 euros al año por AVAC) en comparación con otros tratamientos del mercado”, ha señalado el experto, quien ha explicado que en la investigación se ha tenido en cuenta lo que costaría el tratamiento farmacológico así como la asistencia sanitaria de las complicaciones que desarrolla la terapia.

El estudio ha sido presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y actualmente se ha solicitado su publicación en una revista científica

Bookmark the permalink.

Comments are closed.