La microindentación ósea mide la resistencia a la fractura

Noticia  Diario  Médico.com

Los responsables del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar, de Barcelona, en colaboración con el departamento de Física de la Universidad de California en Santa Bárbara, han desarrollado un nuevo instrumento que permite determinar, mediante microindentación ósea, la resistencia mecánica del hueso a la producción de una fractura.

El aparato es de un tamaño ligeramente superior a una pluma de insulina y realiza un impacto microscópico, de una profundidad de 200 micras. Su gran precisión en el sistema de detección de fuerzas permite calcular la resistencia del hueso a esa penetración.

  • Se realiza con anestesia local y detecta a personas con una densidad mineral ósea normal y una indentación ósea muy deteriorada

“Yo les explico a los enfermos -y lo entienden bien- que, si el hueso está mal, es más blando, por lo que el aparato entra con más profundidad, mientras que si el hueso es sano es más duro y entra más superficialmente. Y siempre en un orden de magnitud de micras”, ha destacado Adolf Díez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar, de Barcelona, y responsable de esta nueva técnica.

Es la primera vez que se puede medir directamente la resistencia del hueso sin recurrir a la biopsia y llevarla al laboratorio para realizar allí pruebas de resistencia mecánica. “Se efectúa con una pequeña cantidad de anestesia local, es indoloro, se puede repetir y detecta a aquellas personas que tienen una densidad mineral ósea normal y que, a pesar de eso, su indentación ósea está muy deteriorada”, ha explicado.

  • La técnica, ensayada en una prueba piloto con 200 pacientes, tiene como principales ventajas la comodidad de que sea portátil, la precisión y el bajo coste

Este fenómeno no es sorprendente porque, de hecho, “el mayor número de fracturas se producen en personas con osteopenia, con una densidad por densitometría algo disminuida, pero no patológicamente. De este modo, puede medirse ahora directamente la calidad del tejido óseo, mientras que la densitometría mide únicamente la cantidad”.

Investigación conjunta
El trabajo es fruto de la colaboración comenzada hace ocho años con el departamento de Física de la Universidad de California en Santa Bárbara, dirigido por Paul Hansma. El Hospital del Mar es el primer centro del mundo en utilizar la técnica en una prueba piloto en 200 pacientes, con unos primeros resultados ya publicados.

La técnica presenta como ventajas su precisión, el bajo coste y la comodidad de que sea portátil. Según Díez, supone una mejora significativa respecto a la densitometría porque ésta “no nos dice todo sobre la resistencia mecánica de ese hueso: el paciente puede tener fracturas múltiples. Es un hecho que vemos habitualmente en la clínica”.

En su opinión, el avance es equiparable a los de otras especialidades como la cardiología, en la que primero se dispuso del electrocardiograma y, posteriormente, del ecocardiograma. “No se va a dejar de realizar la densitometría, pero esta técnica nos aporta información sobre un único aspecto del hueso. Ahora dispondremos de una información que, probablemente, es tanto o más importante: los resultados de los que disponemos nos muestran que discrimina mejor que la densitometría entre personas que tienen y no tienen fractura”, ha subrayado.

El siguiente paso será desarrollar el prototipo para que llegue a la práctica clínica habitual. Como ha recalcado Díez, “al ser un aparato versátil, portátil, muy preciso y que puede aplicarse en cualquier consulta sin una equipación especial, la idea es que pueda incorporarse en la práctica clínica, primero en los casos conflictivos y, probablemente en el futuro, pueda convertirse en una técnica habitual que permita comprobar el estado, evolución y deterioro del hueso”.

Otro proyecto en marcha de los responsables del Hospital del Mar es el diseño de una escala para determinar la normalidad poblacional. “Estamos trabajando en ello, pero son precisas un número importante de pruebas. En la actualidad tenemos unos valores de referencia, pero aún necesitamos más datos. Y estamos trabajando para que Barcelona sea el centro europeo de referencia de la técnica”.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.