La osteoporosis desafía la calidad de vida

Fuente: Diario.yucatan

¿Por qué es importante reconocer el impacto de la osteoporosis ? Por varias razones. Inevitablemente es parte del proceso de envejecimiento de nuestro esqueleto. Siendo una enfermedad esquelética, se comporta en forma generalizada o “sistémica”, ocasionando disminución de la masa ósea y desorganización de la microarquitectura del tejido óseo, lo que ocasiona fragilidad del hueso.

Después de una fractura ósea, particularmente la de la cadera, ya nada es igual, más aún si tomamos en cuenta la edad de presentación y las situaciones comórbidas o enfermedades asociadas.

El costo de la atención de estos pacientes es muy elevado y con frecuencia el adulto mayor ante este evento requiere hospitalización; además, su calidad de vida se deteriora. La osteoporosis puede ser precipitada, presentándose en ocasiones en forma temprana cuando es inducida por el empleo de medicamentos, como la cortisona y sus derivados.

El uso de ciertos medicamentos como la heparina o ciertos anticonvulsivantes e inmunosupresores puede ocasionar pérdida de la mineralización ósea. Sin embargo, hay esquemas establecidos para prevenir los efectos adversos, los que con frecuencia son ignorados.

La osteoporosis puede presentarse en personas jóvenes, incluyendo niños y adolescentes en su variedad idiopática o juvenil. También puede presentarse en forma secundaria por inmovilización prolongada, como ocurre en las fracturas, independientemente de la edad. En el embarazo pueden ocurrir cambios en el metabolismo del hueso que favorecen una forma de presentación transitoria.

El tratamiento de la osteoporosis es diferente dependiendo de los escenarios en su presentación: paciente senil, mujer posmenopáusica, pacientes tratados con cortisona, mujeres con antecedentes familiares o personales de cáncer de mama en las que el empleo hormonal de reemplazo está contraindicado.Las buenas noticias son: podemos identificar a la osteoporosis y prevenirla. Disponemos de mejores recursos terapéuticos, pero hay que recordar que cada caso es diferente, aunque compartan todos ellos la fragilidad ósea.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.