La terapia hormonal tras la menopausia reduce el riesgo de Alzheimer

CHICAGO, 25 Oct. (Reuters/EP) –
   Investigadores estadounidenses han presentado los últimos datos de un estudio a largo plazo sobre el uso de la terapia hormonal que sugiere que las mujeres que tomaron suplementos durante los cinco años primeros años de la menopausia han tenido un 30 por ciento menos de riesgo a desarrollar Alzheimer en comparación con las mujeres que comenzaron años después a tomar hormonas.
   Los resultados, publicados en la revista ‘Neurology’, “sugieren que puede haber una ventana crítica a la enfermedad cerca de la menopausia, donde la terapia hormonal, posiblemente, puede tener un efecto beneficioso”, dijo Peter Zandi, de la Johns Hopkins University en Baltimore, uno de los líderes del estudio, en un comunicado.
   La mayoría de los investigadores coinciden en que los reemplazos hormonales no protegen a las mujeres de las enfermedades del envejecimiento, mientras que sí asocian la toma de estos medicamentos durante largos períodos de tiempo con menor riesgo significativo en cáncer de mama, algunas enfermedades vasculares o enfermedad en la vesícula biliar.
   Zandi equipo siguió a 1.768 mujeres de entre 65 y más de 11 años. Un total de 1.105 mujeres había utilizado la terapia hormonal, que consistía de estrógeno sólo o en combinación con progesterona. Durante el estudio, 176 mujeres desarrollaron la enfermedad de Alzheimer, incluyendo 87 de las 1.105 mujeres que habían tomado la terapia hormonal en comparación con 89 de los 663 demás.
   El estudio encontró que las mujeres que comenzaron la terapia hormonal dentro de los cinco años de la menopausia tenían un riesgo 30 por ciento menor de la demencia de Alzheimer que los que no habían utilizado terapia hormonal.
   No hubo cambios en el riesgo entre los consumidores de otras hormonas que habían comenzado el tratamiento de más de cinco años después de la menopausia, pero sí encontraron un mayor riesgo de demencia entre las mujeres que iniciaron la combinación de estrógeno y progesterona a la edad de 65 años o más.
   Zandi dijo que los resultados del estudio apoyan la hipótesis de que el tratamiento precoz con hormonas puede ser beneficioso mientras que después, el tratamiento puede ser perjudicial. Aunque, los resultados “no prueban la hipótesis”, ha señalado Zandi, quien entiende que “sí sugieren que podría haber algo que merece una investigación adicional”.
   Por ahora, sin embargo, los resultados no deben ser utilizados para tomar decisiones de tratamiento, ha explicado el doctor Victor Henderson, de la Universidad de Stanford, quien escribió un editorial sobre el estudio. A su juicio, “la consideración de utilizar la terapia hormonal en la mediana edad no debe ser impulsada por la preocupación por el riesgo de enfermedad de Alzheimer”.
    A principios de esta semana, el Grupo de Trabajo del Servicio Preventivo de Estados Unidos  reafirmó sus directrices de 2005 recomendando contra el tratamiento como una forma de prevenir las enfermedades crónicas.
   Sin embargo, el panel asesor influyente no opina sobre el uso de hormonas para tratar los síntomas de la menopausia, una práctica profesional muchas sociedades aprueba, siempre y cuando los medicamentos se recetan en la dosis más baja posible durante el menor período de tiempo.
Bookmark the permalink.

Comments are closed.