Los consumidores de té verde muestran una menor discapacidad con la edad

MADRID, 6 Feb. (Reuters/EP) –

   Los adultos mayores que consumen té verde de forma regular podrían estar más ágiles e independientes que el resto con el paso del tiempo. Así lo sugiere un estudio realizado sobre cientos de personas por investigadores japoneses, cuyos resultados se han publicado en la revista ‘American Journal of Clinical Nutrition’.

   El té verde contiene antioxidantes químicos que podrían ayudar a prevenir el daño celular que puede causar enfermedad. Los investigadores han estudiado los efectos del té verde en diversos aspectos, que van desde el colesterol al riesgo de aparición de ciertos tipos de cáncer, logrando hasta ahora resultados dispares.

En este nuevo trabajo, el equipo de Yasutake Tomata, de la Tohoku University, siguió a cerca de 14.000 adultos con 65 años de edad o mayores durante tres años. Su objetivo era averiguar si los consumidores de té verde tenían un menor riesgo de fragilidad y discapacidad al hacerse mayores.

Descubrieron que aquellos que bebían más té verde eran los menos propensos a desarrollar “discapacidades funcionales” o problemas con la actividad diaria o las necesidades básicas, como vestirse o bañarse.

En concreto, casi el 13 por ciento de los adultos que bebían menos de una taza de té verde diaria desarrollaron discapacidad funcional, en comparación con cerca del 7 por ciento de las personas que tomaban al menos cinco tazas al día.

Las personas que consumen al menos cinco tazas diarias eran un tercio menos propensos a desarrollar discapacidades que aquellos que toman menos de una taza al día. Aquellos consumidores que beben una media de tres o cuatro tazas diarias presentan, según este estudio, un 25 por ciento menos de riesgo.

“El consumo de té verde está asociado de forma significativa con un menor riesgo de incidencia de discapacidad funcional, incluso después del ajuste de otros factores”, escribieron los autores, advirtiendo de que su estudio no prueba que el té verde sólo haga que las personas se mantengan más dinámicas al hacerse mayores.

Los amantes del té verde suelen llevar dietas más saludables, en las que se incluye más pescado, verduras y fruta. Además, suelen tener un mayor nivel educativo, menores tasas de tabaquismo, menos ataques al corazón e ictus y un mayor agudeza mental. También tienen a ser más activos socialmente y a tener más amigos y familia a con la que contar.

Pero incluso teniendo en cuenta estos factores, el té verde por sí mismo está vinculado a un menor riesgo de discapacidad, aseveran los investigadores. Aunque aún no está claro cómo el té verde ofrece protección frente a la discapacidad, el equipo de Tomata recuerda que un estudio reciente descubrió que los extractos de té verde parecen activar la fuerza del músculo de la pierna en mujeres mayores.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.