Un nuevo protocolo de entrenamiento previene el riesgo de caídas. Este entrenamiento se ha aplicado a medallistas olímpicos que obtuvieron medalla de oro en Pekin 2008 y plata en Londres 2012.

MURCIA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) –
   El grupo de investigación Optimización del Entrenamiento, Rendimiento Deportivo y Acondicionamiento Físico de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) ha desarrollado un protocolo de entrenamiento que no sólo mejora la fuerza, sino que reduce la grasa corporal, mejora el nivel de resistencia aeróbica y aumenta el nivel de densidad mineral ósea, reduciendo un 66 por ciento el tiempo de trabajo en comparación con un entrenamiento tradicional de fuerza.
   Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el investigador principal del grupo y director del recién creado Centro de Investigación en Alto Rendimiento Deportivo de la UCAM, el doctor Pedro E. Alcaraz Ramón.
   Hasta ahora, los investigadores de la UCAM habían aplicado este entrenamiento a deportistas de élite, equipos de alto nivel, estudiantes entrenados en fuerza y en tercera edad. Por ejemplo, entre 2006 y 2008, esta método fue seguido por el equipo nacional olímpico de Kayak k2, entre los que se encontraban Saúl Cravioto y Carlos Pérez, que consiguieron la medalla de oro en las pasadas Olimpiadas de Pekín 2008.
   En estos momentos, el entrenamiento HRC se ha recomendado a los preparadores físicos de equipos de élite como el UCAM Murcia Club de Baloncesto, que milita en la liga ACB; y el Valencia Club de Fútbol, cuyo recuperador colabora con los investigadores de la UCAM. Asimismo, el protocolo es utilizado por el recuperador del UCAM Club de Fútbol de segunda división B, investigador, además, del mismo grupo.
   La UCAM, en colaboración con la Real Federación Española de Piragüismo, también desarrolla este entrenamiento con jóvenes piragüistas como, por ejemplo, Paco Cubelos, séptimo en la final de K1 1.000 metros de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
APLICACIÓN RECOMENDADA EN ANCIANOS
   Recientemente, los investigadores de la UCAM han comprobado, mediante un proyecto financiado por el Consejo Superior de Deportes, que este entrenamiento está recomendado, incluso, para personas mayores. Dicho trabajo acaba de ser publicado en la cuarta revista más importante a nivel mundial en el ámbito de la investigación sobre medicina aplicada a la tercera edad (‘Journal of Experimental Gerontology’).
   Mediante este estudio se ha demostrado que el entrenamiento HRC, ayuda en la prevención de caídas porque mejora la potencia del tren inferior. Asimismo, contribuye en la prevención de la osteoporosis y fracturas óseas, sobre todo, en lo que respecta a la densidad mineral ósea del cuello del fémur que resulta muy fortalecido.
   También sirve para prevenir enfermedades metabólicas como la diabetes, y tiene influencia sobre la sarcopenia, enfermedad relacionada con la pérdida de masa muscular.
   Se trata de un entrenamiento de fuerza máxima que se realiza mediante un circuito, lo que conlleva mejoras cardiovasculares muy importantes, por lo que está indicado también en personas con problemas cardiovasculares y respiratorios.
   El doctor Alcaraz afirma que el protocolo es “exactamente el mismo” para ancianos, jóvenes y deportistas de élite como futbolistas, piragüistas, atletas o estudiantes de educación física, y sólo varía la carga “absoluta” a desplazar en cada ejercicio, ya que las cargas van a ser obviamente más altas en jóvenes que en mayores, por sus más altos niveles de fuerza.
ORIGEN DE LA INVESTIGACIÓN: DE ESTUDIANTES A ANCIANOS
   La investigación comenzó con estudiantes y contó con financiación del Consejo Superior de Deportes (CSD). Posteriormente, se llevó a cabo en gimnasios con deportistas interesados en fortalecer su musculación, así como equipos de alto nivel, piragüistas y futbolistas, en colaboración con la Federación Española de Piragüismo y con financiación de la Fundación Real Madrid, respectivamente.
   Como anécdota, el profesor Alcaraz recuerda que el ex futbolista del Real Madrid y actual director de Relaciones Institucionales del Club, Emilio Butragueño, visitó la UCAM y conoció de primera mano los resultados del entrenamiento, proponiendo su presentación al entrenador José Mourinho.
   Además, el entrenamiento fue publicado en 2012 en un libro Strength and conditioning for team sports: Sport-specific physical preparation for high performance por Routledge, la editorial más importante a nivel mundial sobre deporte, en el que hablan del entrenamiento de la UCAM como un protocolo que “va a ser revolucionario”.
   Pero no quedó todo ahí, los investigadores comprobaron que los principales beneficios del entrenamiento estaban relacionados con los principales problemas que se desencadenan con el envejecimiento. Por ello, decidieron aplicarlo también a gente mayor y comprobaron que los resultados fueron “increíbles” hasta el punto de ser publicados en una de las revistas más punteras.
   Para 2013, los científicos de la UCAM van a trabajar con los científicos más reconocidos internacionalmente de Italia, Australia y los grupos de investigación referentes en España como es el GENUD (Growth, Exercise, NUtrition and Development) de la Universidad de Zaragoza y el de Rendimiento Humano, Ejercicio Físico y Salud que dirige el doctor Calbet en Canarias. Entre todos van a solicitar un proyecto a nivel europeo para desarrollarlo en gente mayor de toda la Región de Murcia.
EL PROTOCOLO EN DETALLE
   En concreto, el entrenamiento está compuesto por seis ejercicios de grandes grupos musculares, que se dividen en dos bloques de tres ejercicios cada uno. La dinámica se distribuye de forma que el usuario hace los ejercicios dejando entre ellos un margen de recuperación muy breve, de unos 45 segundos.
   La diferencia con otros entrenamientos es la dinámica. Así, los entrenamientos se han realizado tradicionalmente con cargas muy bajas. El protocolo desarrollado por la UCAM, sin embargo, aplica cargas muy altas en ejercicios que sólo se pueden repetir en seis ocasiones, lo que equivale aproximadamente al 85 por ciento de la fuerza máxima de un sujeto.
   Otra de las innovaciones es que, hasta ahora, los circuitos consistían en hacer los seis ejercicios de forma continua, uno detrás de otro. En cambio, el protocolo de la UCAM establece la realización de circuitos cortos, en los que se dejan sólo tres minutos de margen desde que el usuario hace una actividad y la repite.
   Este nuevo protocolo es “mucho más efectivo” porque reduce el tiempo de trabajo un 66 por ciento comparado con un entrenamiento de fuerza tradicional. La diferencia es que este nuevo entrenamiento aporta los beneficios tanto del entrenamiento tradicional de fuerza como los beneficios de entrenamiento en circuito que, hasta ahora se empleaban para mejorar la resistencia aeróbica, adaptaciones cardiovasculares y reducción de grasa corporal.

 

Bookmark the permalink.

Comments are closed.