Un programa de ejercicios en casa mejora la recuperación de la fractura de cadera.

MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) –

   La realización de un programa de ejercicios en casa para los pacientes que completaron la rehabilitación estándar tras una fractura de cadera mejora la función física, según los resultados de un estudio que se publican este miércoles en la revista ‘JAMA’. El tratamiento en el hogar consiste en realizar ejercicios como ponerse de pie desde la posición de sentado en una silla o subir un escalón.

   Más de 250.000 personas en Estados Unidos se fracturan la cadera cada año y muchos de experimentan consecuencias graves a largo plazo. “Dos años después de una fractura de cadera, más de la mitad de los hombres y el 39 por ciento de las mujeres han fallecido o viven en un centro de cuidados a largo plazo. Muchos de ellos ya no son capaces de realizar tareas funcionales básicas completas independientemente de que pudieran llevarlas a cabo antes de la la fractura, como dar la vuelta a la manzana o subir cinco escalones dos años después de una fractura”, según la información de respaldo del artículo.

   La directora de este estudio, Nancy K. Latham, de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, y sus colegas asignaron al azar a 232 adultos mayores funcionalmente limitados que habían completado la rehabilitación tradicional después de una fractura de cadera a un programa de ejercicios de cadera en casa que comprende algunos de orientación funcional (como ponerse de pie desde una silla o subir un escalón) impartido por un fisioterapeuta y realizado de forma independiente por los participantes en sus casas durante seis meses (120 participantes) o educación sobre nutrición cardiovascular en casa y por teléfono (112).

   Entre los 232 pacientes, 195 fueron seguidos durante seis meses y se incluyeron en el análisis inicial. Un mayor número de personas del grupo de intervención (100) mostró una mejora con respecto a los componentes del grupo de control (95) en la movilidad funcional en varias medidas, además de que el equilibrio mejoró significativamente en el grupo de intervención en comparación con el de control a los seis meses.

“El enfoque tradicional para la rehabilitación de fractura de cadera deja a muchos pacientes con limitaciones funcionales a largo plazo que podrían reducirse con la rehabilitación prolongada. Sin embargo, es poco probable que se pueda proporcionar a los pacientes con fractura de cadera meses adicionales de rehabilitación altamente supervisada”, escriben los autores.

“Los programas de ejercicio son un reto para las personas que los realizan por su cuenta sin explicaciones claras sobre si están haciendo los ejercicios con precisión y de forma segura y sin orientación sobre la forma de cambiar los ejercicios en el tiempo”, destacan los expertos de este trabajo.

Los resultados de la investigación sugieren que el enfoque utilizado en este análisis se podría aplicar en los pacientes tras finalizar la terapia física tradicional después de una fractura de cadera y puede proporcionar una manera más eficaz para estos pacientes de seguir haciendo ejercicio en sus propios hogares, según los autores. Sin embargo, reconocen que se necesitan más investigaciones para explorar si las intervenciones en este ensayo pueden difundirse de forma rentable en entornos clínicos reales.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.