Un software mejora la identificación de los eventos adversos por la medicación de pacientes reumáticos

Según un estudio español presentado en el congreso anual del American College of Rheumatology (ACR)

Los enfermos reumáticos pueden sufrir eventos adversos (EA) por la medicación, aunque la mayoría son leves, y debido a la gran presión asistencial en ocasiones es muy difícil registrar estos incidentes. Por eso, el Servicio de Reumatología del Hospital Clínico de Madrid ha desarrollado un nuevo software de notificación de eventos adversos que ha logrado incrementar su identificación, lo que se traduce en una mejora en la calidad asistencial de los pacientes. Así lo ha demostrado un estudio español presentado recientemente en el congreso anual del American College of Rheumatology (ACR), celebrado en Chicago (Estados Unidos).

Además, este software novedoso “ha supuesto una mejora en la tipificación de la gravedad de los EA y su relación con los distintos fármacos”, según ha explicado una de las co-autoras de la investigación, la doctora Zulema Rosales, del Servicio de Reumatología del Hospital Clínico de Madrid.

En concreto, ha añadido la especialista, “desde que se ha empezado a utilizar este nuevo sistema informático se ha incrementado notablemente el registro de eventos adversos que se almacenan en una base de datos permitiendo su estudio posterior. Además, las principales virtudes de la herramienta son su sencillez y rapidez de uso”.

Cómo reducir estos eventos adversos
Más de la mitad de este tipo de incidentes son prevenibles, lo que representa un enorme potencial de mejora en términos de sufrimiento y muertes evitables. Para reducir los eventos adversos lo primero es identificarlos y registrarlos cuando aparecen en la práctica clínica habitual. A juicio de la experta, “esto supone un gran problema, puesto que el registro suele ser muy laborioso y lleva mucho tiempo. Por otra parte, sería preciso facilitar el análisis de los EA declarados y crear sistemas de alarma para el médico”.

En este sentido, según la doctora Rosales, “la información obtenida con este estudio ayudará a mejorar de una manera rutinaria y sistematizada la organización asistencial, no sólo de nuestros pacientes, sino del sistema de provisión de cuidados a largo plazo de pacientes ambulatorios”.

“Al margen del conocimiento científico y de las propuestas organizativas que se planteen, nuestro proyecto contribuirá al desarrollo de aplicaciones y herramientas específicas, basadas en las nuevas tecnologías de la información, aplicables en condiciones de la vida real que contribuyan a alcanzar unos niveles de seguridad para los pacientes similares a sectores que hacen un uso intensivo de dichas tecnologías”, ha puntualizado la reumatóloga.

Los eventos adversos gastrointestinales, los más frecuentes
En el estudio se incluyeron 7.539 pacientes que acudieron a consulta durante el período de seguimiento (1 de octubre 2010 a 31 de mayo 2011), y se registraron un total de 241 eventos adversos con una incidencia del 8,5%, siendo los más comunes los gastrointestinales. Respecto a la prevalencia, la investigación demostró que el 2,1% de EA fueron de carácter severo, el 69,30% moderado y el 28,6% leve.

Los fármacos modificadores de la enfermedad (FAME) son los que más se asociaron con estos eventos adversos, seguidos de los opiáceos y de los antiinflamatorios no esteroideos. Mientras que en torno a uno de cada tres afectados por este tipo de incidentes padecía artritis reumatoide.

Una herramienta informática muy valiosa
Este Sistema Software de Notificación y Análisis para el Aprendizaje de Incidentes y Eventos Adversos (SNAIEA) ha sido diseñado por el hospital y, por el momento, sólo se emplea en el Servicio de Reumatología. Se trata de una plataforma web sobre una arquitectura orientada a servicios, accesible desde cualquier navegador e integrada con un software de historia clínica electrónica, también desarrollado por los ingenieros del servicio.

Dentro del programa de historia electrónica existe un apartado de registro de EA, se despliega una pantalla donde el médico recoge los fármacos causantes, el incidente, la actitud (suspensión, modificación de dosis) y la gravedad de una forma muy sencilla y rápida. Estos datos pasan automáticamente a SNAIEA donde un médico investigador revisa todos los EA registrados y los analiza. Finalmente, estos EA serán confirmados o descartados, ha explicado la especialista.

En próximas versiones de SNAIEA se incorporarán nuevas funcionalidades de interoperabilidad semántica e inteligencia artificial, con el fin de hacer la plataforma accesible a otros servicios a través de estándares de codificación, y de llegar a predecir nuevos eventos adversos en función de los ya detectados.

Bookmark the permalink.

Comments are closed.