Una Compra Demasiado Pesada

jueves, 27 de febrero de 2014 / 14:00
Estarbien.com 28 de febrero de 2014
Reusable shopping bag filled with fruits and vegetables
Una actividad tan cotidiana como ir a la compra, puede convertirse en un problema si repartimos mal el peso de los alimentos en las bolsas y luego cargamos con ellas. En general, de acuerdo con el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), colocamos el doble del peso recomendado en cada brazo, lo que puede derivar en lesiones músculo-esqueléticas al forzar nuestra columna cervical.
En cada mano, no deberíamos de llevar más del 10 por ciento de nuestra masa muscular. No obstante, las bolsas que adquirimos en las grandes superficies están preparadas para soportar entre diez y doce kilos de peso y sí, caemos en la trampa y las llenamos. Lo recomendable, aseguran los expertos, es que las bolsas no se carguen más de cinco kilos.
También ocurre que, en no pocas ocasiones, solamente utilizamos una bolsa de modo que cargamos todo el peso sobre un lado del cuerpo “sobrecargando determinados músculos y encorvando la columna”, afirma el secretario general del CPFCM, José Santos. ¿Qué sería lo ideal? Santos subraya que una bandolera, aunque hoy en día “no se distribuyen bolsas con estas características”.
Otra de las recomendaciones que hacen los fisioterapeutas es flexionar las piernas mientras se está realizando la compra, en lugar de doblar la espalda para coger productos situados por debajo de nuestras rodillas; intentar no levantar objetos pesados más allá de la altura del pecho, solicitar ayuda del personal del establecimiento, o utilizar plataformas, para alcanzar objetos a los que no tengamos acceso, en lugar de realizar esfuerzos; y no bajar la guardia a la hora de meter los objetos en el coche o cuando vayamos a colocarlos en el hogar.
Bookmark the permalink.

Comments are closed.